La Sociedad Cervantina: una imprenta del Siglo de Oro en Madrid

7 junio 2019
El hall de la Sociedad Cervantina

Una de nuestras pasiones es descubrir lugares ocultos en Madrid, y esta semana en AntiguoRincon.com hemos visitado la Sociedad Cervantina. Se encuentra en la Calle Atocha, 87; en pleno barrio de las letras.

Hace 400 años este edificio era una casa en la que se encontraba una de las imprentas más importantes del Madrid del Siglo de Oro. De aquí saldrían obras de grandes escritores de este siglo, y hoy es conocida por ser la que imprimió las primeras ediciones de Don Quijote de la Mancha.

Lo que es menos conocido es que esta imprenta, que funcionó durante todo el siglo XVII, casi siempre estuvo regentada por mujeres que se habían quedado viudas. Pero si vemos estas primeras ediciones de Don Quijote, no están firmadas por una mujer, al igual que tantos otros ejemplares. Tenían que contratar un regente que firmara por ellas. En la portada de Don Quijote podemos ver el nombre del impresor Juan de la Cuesta.

La portada del primer Don Quijote 1605
Colección ilustrada Don Quijote 1605

Uno de los libros más emblemáticos de AntiguoRincon.com es esta edición de Don Quijote ilustrada por Doré, en cuatro tomos. Tenéis más información sobre él aquí.

Don Quijote de la Mancha es una de las obras cumbre de la literatura universal. Desde el primer año de su publicación, en 1605, fue un éxito. Tanto, que en el mismo año esta imprenta recibe el encargo de otra tirada.

Tras pasar la censura –recordemos que todos los libros tenían que pasar la censura del Consejo de Castilla- y confirmar que la obra de Miguel de Cervantes no contenía ofensa alguna al rey, la Iglesia, la moral o las costumbres, Francisco de Robles encarga el trabajo a la imprenta, ordenando una tirada de 1800 ejemplares. Era el librero costeador, el favorito del rey y librero de la corte. Por eso también vemos su nombre en la portada del libro.

La censura más dura penalizaba a imprentas y librerías que vendieran obras de ciertos escritores, como Erasmo de Rotterdam, que estaba condenado por herejía. ¿Podían alegar las librerías que desconocían que había sido censurado? Desgraciadamente no, porque estaban obligadas a tener un volumen del Índice de libros prohibidos.

Imprenta y taller

La imprenta cuenta con una sala donde se encontraba el taller, en la que José Francisco, a cargo de la imprenta, nos ha hecho una visita fantástica y totalmente recomendable.

En 1605, Robles, que solía trabajar con esta imprenta, trae a la imprenta de Juan de la Cuesta el ejemplar manuscrito de Don Quijote. Antes de empezar a trabajar tenía que pasar por el corrector, que era una persona bastante culta para su época: sabía leer, escribir y además conocía bien la ortografía. Es el encargado de copiar todo el texto corrigiendo las faltas. La buena caligrafía era imprescindible, ya que esa copia se utilizará en la imprenta para realizar los tipos móviles.

Después, los cajistas, utilizando un divisorio que coloca encima del chivalete, va preparando los tipos, fundamentales para esta imprenta.

Chivalete con los tipos y divisorio que sujeta las páginas a transcribir

Siempre atribuimos el invento de la imprenta a Gutenberg. No obstante, los orígenes de la imprenta se remontan a China en torno al año 800. Sobre un taco de madera se tallaba en relieve toda la página o texto que se quisiera imprimir, convirtiéndose en un taco xilográfico. Así  se podían hacer numerosas copias idénticas de un taco, pero el problema es que había que realizar muchos tacos de madera.

Gutenberg mejoraría el invento existente, y con él nace la industria del libro impreso. Daría un paso más, realizando fichas de metal con la letra o carácter en relieve. Todas las grafías están en piezas de metal independiente del resto. Todas están colocadas en su cajita del chivalete.

En un componedor, va transcribiendo el texto que tiene en el divisorio con los tipos móviles, hasta que monta una página completa. El cajista monta todas las páginas, que irá cambiando una vez que estén impresas.

La tinta (no como el papel) se fabricaba en las propias imprentas. Era tinta de negro de humo: aceite de línea al fuego, que se espesa, y se le echa negro de humo, hollín. Todo adquiría la consistencia de una pasta densa, para que el papel no se empapase de esa tinta.

Los batidores eran otros trabajadores del taller, que utilizaban estas balas para entintar. Estaban rellenas de lana y recubiertas por una piel tensa y tirante.

Con estas balas se entintaban las planchas de metal. Y por último, la labor de los prensistas completaría el trabajo.

Balas para entintar
Prensa

Los libros salían de la imprenta tal como vemos, hoy diríamos sin acabar.

Los encuadernadores trabajaban fuera de la imprenta. Los libros se compraban así, por pliegos, porque era muy caro encuadernarlos. A veces se compraban poco a poco, y el comprador los encuadernaba por su cuenta si así lo deseaba. Tenemos que viajar hasta una época donde los libros eran objetos de lujo, mostraban el estatus de la persona.

En AntiguoRincon.com no tenemos prensas tan antiguas como esta del Siglo de Oro, pero os mostramos nuestras imprentas de los años 30:

Esta la podréis encontrar aquí.

También tenemos antiguas planchas de imprenta. Son planchas originales muy antiguas con diferentes tipos de letras o anagramas. Los lotes incluyen un buen número de tipos de plomo entre letras y símbolos.

Prensa años 30
Planchas de imprenta

¡Os recomendamos la visita a este interesante lugar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad