La comunicación en alta mar y los elementos clave de las embarcaciones navales

27 diciembre 2018

La navegación es un arte. Conseguir llevar a flote una embarcación por medio del océano y llegar al punto al que se quería no siempre es tarea fácil. Lo cierto es que la navegación no ha estado siempre acompañada de la última tecnología como de la que disponemos hoy en día. Actualmente se multiplican los dispositivos de comunicación por radio, las pantallas digitales y los sistemas de navegación para los capitanes de barco, facilitando así su trabajo.

Pero, antiguamente nada de esto existía y los mismos capitanes eran los encargados de crear mapas y rutas de navegación a través de la experiencia y observación. Más tarde, las brújulas ayudaron a la localización y la correcta orientación de las embarcaciones en el mar.

La navegación ha supuesto desde siempre un modo de mercantilización. Ahora lo continúa siendo aunque en menor escala ya que el aéreo y el terrestre son medios de transporte más rápidos.

¿Cómo se comunican las embarcaciones?

La comunicación en el mar es un bien muy preciado ya que muchas veces de ésta depende el éxito o fracaso de las decisiones ante un problema. Las señales de onda del siglo pasado eran mucho más cortas que las actuales. En el presente, las comunicaciones en mar se realizan a través de la alta frecuencia (VHF) con equipos capaces de alcanzar una distancia de 30 millas ya sea con otras embarcaciones o bien con estaciones terrestres.

Muchos eran los que pensaban que los teléfonos móviles desbancarían a los sistemas de radio usados en las embarcaciones, pero nada más lejos de la realidad. El uso de las radios en los barcos sigue siendo de vital importancia debido a sus características especiales. Y es que, aunque es cierto que la longitud de onda puede variar dependiendo de las condiciones (terrenos montañosos, instalaciones portuarias u otras infraestructuras de grandes dimensiones), el alcance de los teléfonos móviles es muy vulnerable debido a que siempre es dependiente de la cobertura de la zona. El nivel de cobertura va reduciéndose conforme más distancia hay entre el mar y la tierra.

Pero la comunicación por radio servía para mucho más. A través del radioteléfono también se daba parte de las condiciones y posibles cambios meteorológicos en alta mar de forma constante. Previniendo y anticipándose así a posibles problemas.

Los artículos que siempre acompañan al capitán de barco

El capitán o comandante era y es la persona con mayor autoridad dentro de una embarcación, posee amplios derechos y tiene la responsabilidad de, cómo se dice comúnmente, llegar a buen puerto. Dentro de esos derechos se encuentra el permiso para utilizar la fuerza en casos de altercados tales como motines o asaltos piratas.

El capitán suele ser protagonista de películas, series e incluso aparece en forma de personaje animado en dibujos infantiles. Pero, ¿sabes cuáles son los elementos básicos que no le faltan nunca al comandante de un barco?

  • Radios de comunicación para barcos. La telefonía, desde que apareció a mediados del siglo XIX, ha sido clave en muchos momentos de la historia como por ejemplo durante los conflictos bélicos como vía de comunicación para obtener datos sobre las tropas contrarias y seguir la estrategia de ataque concreta. Por ello, las radios de telefonía naval eran imprescindibles en las embarcaciones desde los años 40. 

    La comunicación en las embarcaciones de los años 70 iba acompañada de las radios portátiles. Radios constituidas por varias baterías cuyo funcionamiento era independiente de la maquinaria del barco. Estos sistemas emitían ondas cortas, medias y largas y también podían enviar señales a otras embarcaciones.

  • Prismáticos. Los prismáticos se han utilizado desde siempre en muchas profesiones para observar con nitidez los objetos distantes gracias al efecto de estereoscopía que generan. Estudios de especialistas han determinado que la causa del hundimiento del Titanic fue la falta de prismáticos ya que sin ellos no pudieron hacer una vigilancia constante y, por tanto, realizar con tiempo suficiente un cambio de rumbo.

  • 3. Iluminación. Tener visibilidad en el barco era fundamental para los capitanes y oficiales. Las lámparas farol iluminaban a través de bombillas en su interior y los quinqués naúticos, normalmente fabricados en cobre, eran piezas fundamentales en los barcos de los años 40.

Las maquetas de embarcaciones producidas con madera son uno de los artículos preferidos por los amantes del mar y el coleccionismo. Realizadas artesanalmente recrean en su totalidad embarcaciones como el barco fragata de Santa María, las embarcaciones de pesca o los tradicionales veleros.

¿Todavía no conoces nuestra web? Visita AntiguoRincon.com y déjate sorprender por el mundo de las antigüedades y los objetos antiguos. Puedes contactar con nosotros en el 606392554.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad