El teléfono: uno de los objetos cotidianos que más ha evolucionado a lo largo de la historia

16 diciembre 2018

La telefonía es algo tan común hoy en día, tan asociado a nuestra vida diaria, que se nos olvida que hubo un momento en la historia en el que no existió. ¿Quieres saber la historia que se encuentra detrás de un elemento tan conocido y habitual como el teléfono?

Este dispositivo de telecomunicación fue diseñado por Antonio Meucci para emitir señales acústicas a distancia. Concretamente, el italiano lo creó para poder comunicarse con su mujer desde el trabajo ya que su despacho se situaba en el piso de abajo y su casa en el de arriba, donde estaba su mujer que no podía moverse a causa de un reumatismo.

Pero aunque el primer prototipo fue el suyo no le fue reconocido como su invento hasta pasados muchos años. ¿La razón? 250 dólares. Meucci no disponía del dinero suficiente para poder formalizar la patente del artículo de comunicación en la Oficina de Patentes de Estados Unidos por lo que no pudo formalizar la patente del teléfono.

Años más tarde, Alexander Graham Bell y Elisha Gray patentaron el aparato. Al ser los primeros en hacerlo se les consideró los ‘creadores’ del invento. El escándalo de las patentes llegó hasta el Congreso de los Estados Unidos de América donde el 11 de junio del año 2002 se reconoció a Antonio Meucci como el verdadero inventor del teléfono.

Evolución de la telefonía móvil

La primera telefonía en aparecer fue la de Meucci, una telefonía fija que servía para comunicarse por voz entre dos puntos alejados en el espacio. Más tarde aparecieron las conocidas como centrales de telefonía que con tanta frecuencia aparecen en las series y películas de época. En ellas las operadoras eran las encargadas de pasar llamadas, es decir, de conectar líneas entre sí. Las operadoras fueron durante mucho tiempo el nexo de unión entre las personas.

Tampoco tardaron en llegar las famosas cabinas telefónicas, ya casi extinguidas en su totalidad, un servicio de telecomunicaciones internacional que permitía a millones de usuarios contactar vía telefónica con cualquier otro punto del mundo.

Con la llegada de lo digital nos olvidamos de la línea fija para dar la bienvenida a la telefonía móvil que a través de dispositivos, los que conocemos hoy en día, ofrecen la posibilidad de realizar una llamada desde cualquier lugar y en cualquier momento.

La telefonía durante la guerra

La comunicación durante los conflictos bélicos era esencial. Y es que la información durante la guerra es uno de los bienes más preciados, sobre todo para los bandos enfrentados. Aunque una vez en el campo de batalla no era tarea fácil comunicarse para informar de los avances o los acontecimientos que allí se sucedían. Por esa razón los ejércitos siempre han intentado estar a la última en cuanto a avances tecnológicos y más en concreto, en cuanto a los avances relacionados con la comunicación.

Como todo, la comunicación en la guerra también tuvo su propia evolución. Se pasó de la mensajería instantánea a la denominada colombofolia, como se conoce a las palomas mensajeras a los medios de transmisión de voz como la telefonía.

En este punto aparecen los conocidos como teléfonos de campaña militar, diseñados expresamente para resistir las condiciones de las guerras. Los primeros que se utilizaron durante conflicto militar fueron en la Primera Guerra Mundial para coordinar tropas. El uso de los teléfonos de campaña se extendió hasta los años 60 ya que apareció la señal de timbrado a través de los conmutadores y los teléfonos civiles.

Los teléfonos como piezas de coleccionismo

La telefonía ha experimentado una evolución abismal. Tanto es así que se ha pasado de la marcación a pulso a través del mítico disco numerado a la marcación a través de una pantalla táctil. Entre los tipos de teléfono más característicos de la historia se encuentran los siguientes:

  • Teléfono centralita. Los operadores supusieron un papel clave para la comunicación mundial. Se cree que las primeras telefonistas u operadoras llegaron a España en 1885. El trabajo de las telefonistas se desarrollaba de pie hasta que se instauró la conocida como ‘Ley de la silla’ por la que determinados trabajos se deberían desarrollar sentados, entre ellos el de los telefonistas.
    Las centralitas fueron evolucionando hasta llegar, ya en los 90, a los teléfonos de centralita. Suponían la herramienta principal de las secretarias de grandes empresas quienes se encargaban de pasar llamadas al resto de trabajadores.
  • Teléfonos de pared. Los teléfonos de pared no solo estaban en las casa sino que ocupan un importante lugar en lugares muy transitados. Fueron muy comunes durante los años 50 y solían estar situados en el hall de los hoteles, en las cafeterías o en el recibidor de las casas. Los teléfonos de pared solían estar producidos con madera casi en su totalidad.
  • Teléfonos fijos de hogar. Los últimos en desaparecer fueron los teléfonos fijos. Cada hogar tenía uno. Hoy son una pieza de decoración y también de uso en las casas. Ya se sabe que todo vuelve, incluidos los teléfonos fijos del siglo XX.

Si estás pensando en un regalo original para estas navidades apuesta por las antigüedades. Sorprende a tus familiares y amigos con objetos antiguos con los que decorar sus casas. Encuentra el mejor regalo en la tienda online de AntiguoRincon.com.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad