Candelabro judío de 7 brazos. Menorá. En bronce. Buen estado general. Jewish chandelier

Candelabro judío de 7 brazos. Menorá. En bronce. Buen estado general. Jewish chandelier

Candelabros nº 209

Haz tu oferta
Candelabro judío de 7 brazos. Menorá. En bronce. Buen estado general. Jewish chandelier
49.00 €
  • Hacer una oferta te compromete a comprar si AntiguoRincon.com la acepta.
  • La oferta la realizas de forma privada y tu identidad quedará oculta.
  • Las ofertas se realizan sobre el PRECIO DE VENTA original del lote. Los gastos de envío seguirán siendo gratuitos.

Precioso candelabro de 7 brazos. En bronce. Fuerte y pesado.

Se trata de una MENORÁ. Origen Israel de los años 60.

Mide 25cm de alto * 22cm de ancho. Pesa 1 kg.

Ref. Candelabros nº 209

Un poquito de historia... Uno de los símbolos más usados del judaísmo y de Israel, la menorá se originó en la época en que Dios le ordenó a Moisés que construyera el Tabernáculo. El candelabro de siete lámparas permaneció en el Templo de Salomón y de su sucesor, y también está presente en la fe cristiana, en algunas iglesias. Primeramente, su luz simboliza la presencia de Dios entre los hombres, pero hay una serie de otros significados, según especialistas. Unos afirman que representa al arbusto en llamas que Moisés vio en el desierto, por medio del cual Dios le habló al profeta. Otros sostienen que se parece al Árbol de la Vida. La primera menorá fue detalladamente descripta por Dios a Moisés, que debía encargarse de su producción en una sola pieza grande de oro, con un mástil principal y seis brazos salidos de cada lado, con un recipiente en cada una de esas siete puntas, que recibirían el aceite que sería encendido, con adornos de flores y almendros. (Éxodo 25: 31-40). Hasta los utensilios para usar el candelabro debían ser de oro puro (el matacandela y la despabiladera). La llama del mástil central era llamada “auxiliar”, cuyo fuego servía para alimentar a los otros seis. Aarón y los sacerdotes que lo sucedieron debían encender la menorá todos los días por la mañana, reemplazando el aceite y limpiando las lámparas. Cuando el Templo de Salomón fue destruido, la menorá, así como otros elementos del edificio, fueron saqueados y llevados a Roma. En el Segundo Templo, el candelero sagrado fue substituido por uno de estaño, debido a la pobreza del pueblo en esa época. Como las cosas mejoraron, poco a poco el candelabro fue revestido en plata y después en oro, para que quedara lo más parecido posible al original...

49.00 €
Impuestos incl.

1 artículo disponible

Advertencia: ¡Últimas unidades en stock!

Enviar a un amigo

Enviar a un amigo

Candelabro judío de 7 brazos. Menorá. En bronce. Buen estado general. Jewish chandelier

Candelabro judío de 7 brazos. Menorá. En bronce. Buen estado general. Jewish chandelier

Precioso candelabro de 7 brazos. En bronce. Fuerte y pesado.

Se trata de una MENORÁ. Origen Israel de los años 60.

Mide 25cm de alto * 22cm de ancho. Pesa 1 kg.

Ref. Candelabros nº 209

Un poquito de historia... Uno de los símbolos más usados del judaísmo y de Israel, la menorá se originó en la época en que Dios le ordenó a Moisés que construyera el Tabernáculo. El candelabro de siete lámparas permaneció en el Templo de Salomón y de su sucesor, y también está presente en la fe cristiana, en algunas iglesias. Primeramente, su luz simboliza la presencia de Dios entre los hombres, pero hay una serie de otros significados, según especialistas. Unos afirman que representa al arbusto en llamas que Moisés vio en el desierto, por medio del cual Dios le habló al profeta. Otros sostienen que se parece al Árbol de la Vida. La primera menorá fue detalladamente descripta por Dios a Moisés, que debía encargarse de su producción en una sola pieza grande de oro, con un mástil principal y seis brazos salidos de cada lado, con un recipiente en cada una de esas siete puntas, que recibirían el aceite que sería encendido, con adornos de flores y almendros. (Éxodo 25: 31-40). Hasta los utensilios para usar el candelabro debían ser de oro puro (el matacandela y la despabiladera). La llama del mástil central era llamada “auxiliar”, cuyo fuego servía para alimentar a los otros seis. Aarón y los sacerdotes que lo sucedieron debían encender la menorá todos los días por la mañana, reemplazando el aceite y limpiando las lámparas. Cuando el Templo de Salomón fue destruido, la menorá, así como otros elementos del edificio, fueron saqueados y llevados a Roma. En el Segundo Templo, el candelero sagrado fue substituido por uno de estaño, debido a la pobreza del pueblo en esa época. Como las cosas mejoraron, poco a poco el candelabro fue revestido en plata y después en oro, para que quedara lo más parecido posible al original...

Destinatario :

* Campos requeridos

  o  Cancelar

Añadir a la lista de deseos